La mujer pájaro / Las flores ratas




La mujer pájaro entra al agua sorteando en el derrame
Sorteando campanas coloridas como lágrimas mampara
Como lámparas que prenden enanos de los bosques
Como pájara que adentra agregándose al cardumen
Como abeja reina, la mujer pájara refresca sus escamas
en el aire. Con la sombra de una gran mancha aceitosa
y negra, haciendo una U que traga el agua en lamparones



Como negras lámparas, orbitan planetas oscuros venidos
de la época de las canillas secas. Cuando el almíbar
era horrible. Cuando volar chocaba con aristas y los sueños
espesos tenían ratones, lombrices gigantes
Roían el pelo desde abajo y ella se resignaba a llorar
las bestias en su espalda. Pero si babeaban sus tobillos,
los enfrentaba. Signaba la noche hasta que el tiempo trajera
el viento frío del amanecer y pudiera trocar infierno por infierno



A pesar del derrame y su llamado imperioso, la mujer pájaro
vuela hacia el ocaso y a su paso crecen flores. Bordean el camino
entrada y en el agua flotan camalotes coloridos. Encendidas lágrimas
que a la sombra de petróleo azul se convierten en roedores. Flores ratas
comprenden su cuerpo y el aire riega alrededor confusos signos



La sin sombra no se detiene
Enfrenta el cardumen donde la pájara intenta esconder sus alas. Y la devora
Destruye sus alas, sus escamas y sus flores. Pero no puede con los pies
La mujer salta del infierno del agua al infierno azul de la mañana
Seca sus gotas y sus lágrimas. Y camina alejándose





No hay comentarios:

Publicar un comentario