selva




Hay una bestia adentro y ahora estoy muy cerca de mí


No tengas miedo
Vamos a morir muchas veces
Capaz te ayudo a morir


El lenguaje de la muerte es el golpe con los huesos. Choco con mis huesos una y otra vez
Me desparramo de mí hacia ellos, son mi límite y están más allá de mí
Mis huesos son yo, lo trascendente. Se piensa erróneamente que solo están al interior
Los huesos son tan externos que van a quedar por siglos
La bestia está en la piel, la sangre, el músculo, atraviesa los tejidos. Es eso
La bestia va a morir
Los huesos son mis inmortales, aloes son mis huesos, primeros signos del papel y el papel, la piel
La bestia es esta hoja que te va a saltar a la cara cuando leas y acabarte el rostro
No podés mirar con rostro mi piel, no podés mirar sino es con ojos que respiren
Cuando se te hagan piel los ojos, podrás leer
Estarás conmigo y haremos el amor toda la noche. Los huesos estarán con nosotros


Descender a mí es meterse en esa noche


Tiembla la carne y los huesos se mueven. ¿Pensaste que la muerte iba esperarte en un lugar?
Ven a mí. Voy a darte tanta vida que querrás morder todas las cosas que existen
Morder la bestia y conocer el lenguaje de los huesos. ¿Cómo se mueven tus huesos? ¿Cómo van tras de ti y por delante? ¿Te cobijan, te dan pie?


Me crece hierba en las cuencas de los ojos, soy dos agujeros florecidos. No tengo ojos
Me crece hierba de la boca, soy enredadera, no tengo voz ni oídos ni nariz
Soy toda hierba: es el nombre de mi carne. Pero hay piel. Por eso soy


Estoy aquí, no tengas miedo. No me puedo sacar la piel


Que tal vez entremos a otro mundo. Los huesos son pilares, estructuras
El gran cuerpo natural

Eso es lo humano para mí” (C.L)


Quiero abrazarte en mi vientre de hojas. Es una selva profusa
Mis flores están dulces, derraman almíbar. Ven a lamer
Quiero acariciarte con flores, hacer un manto de ellas y embeberte de perfume

Pero no anides en la hierba
Te comerá la noche

Cuando levante viento, tendremos contornos y habrá que partir
La noche es este viaje
Te doy mi amor esta noche y mis frutas jugosas. Bebo tus jugos y tus sales
En la mezcla no se puede discernir
Es lo hermoso de la noche

Cuando durmamos despertarán los animales. Son nuestras almas que ascienden en los vapores de la tierra y vuelven a sumergirse y a ascender para volverse a sumergir

Somos animales en las almas que salen por la noche
Esta es nuestra selva, nuestra casa, hemos vivido aquí desde siempre

Quiero que viajes conmigo hacia esa noche







No hay comentarios:

Publicar un comentario